En la mesa de centro, la medida sí importa

Si estas valorando cambiar la mesa de centro de tu salón, hay una seria de premisas que no deberías dejar al azar.

No solo su forma, sino también su estilo y medida son elementos que bien conjugados darán como resultado que nuestra mesa de centro no solo sea bonita, sino también práctica, cómoda y funcional.

Lo primero que aconsejaría es plantearnos para que queremos nuestra mesa de centro. La respuesta parece obvia, pero no nos referimos a ese aspecto que es el de acompañar a nuestros sofás, sino a otros aspectos no menos importantes como pueden ser los siguientes.

¿Va a ser la mesa un simple elemento decorativo? No hace tantos años, muchos salones estaban exclusivamente pensados y por tanto decorados para usos muy esporádicos. Espacios donde lo primordial era el aspecto decorativo, sin tener en cuenta otros elementos como el funcional y el práctico.

Tiempos a mi entender mejores, trajeron de la mano una concepción diferente de los espacios.

Casas destinadas a ser disfrutadas y vividas.

De nada, o mejor dicho de poco servirá que nuestra mesa de centro se vea muy bonita si luego resulta que no es practica ni funcional.

Para saber si una mesa es o no bonita, quizás no necesitemos mucha ayuda. A simple vista posiblemente sepamos si una mesa nos gusta o no, pero para que además resulte cómoda y  funcional,  deberemos fijarnos en otros aspectos que muchas veces pueden pasar desapercibidos.

Si partimos de la base de que la elección de nuestra mesa de centro viene condicionada por un salón donde ya tenemos otros muebles como pueden ser sofás o sillones, no deberemos comprar nuestra mesa sin tener en cuenta estos en su conjunto.

Ten en cuenta que sofás hay de muchos estilos, formas y sobre todo de diferentes volúmenes, y por tanto el tamaño de nuestra mesa tiene que estar proporcionado con estos.

Un sofá muy grande con una mesa más bien pequeña, casi con total seguridad quedará no solo mal, sino ridículo.

Pero no solo el tamaño es importante en nuestra mesa, ya que su diseño, estilo y material del que este hecho, hará que esta se vea más o menos grande independientemente de sus medidas reales.

Salir a buscar una mesa de centro no solo es decidir si la vas a querer rectangular, cuadrada o redonda.

Fíjate en el espacio que normalmente delimitado por tus sofás tendrás para ubicar tu mesa, y ten en cuenta que en ese espacio tendrá que quedar proporcionada.

Deja de unos 35 cm a 45 cm de paso entre tu sofá y tu futura mesa. Con esta distancia podrás entrar y salir sin problemas para sentarte, y además y no menos importante podrás dejar un vaso, una revista  o cualquier otra cosa en la mesa sin tener que levantarte del sofá cuando estés sentado.

¿Poner los pies encima de la mesa? No sé si estará o no bien visto, pero cuando estoy en la intimidad de mi casa me encanta hacerlo, y para ello solo tienes que tenerlo en cuenta  la hora de elegir tu mesa de centro

Si te decantas por una mesa lacada, sería una pena que pusieras los pies en ella, ya que al poco tiempo la tendrás hecha un desastre, pero si te inclinas por alguna de las mesas de madera de roble que en Vilmupa son nuestra debilidad, poner los pies no será ningún problema.

Y no solo poner los pies. Que tus hijos puedan disfrutar también del salón sin tener que estar preocupada por si van a estropear la mesa, es otro de los conceptos que en Vilmupa consideramos innegociables para tener un salón cómodo y funcional.

En Vilmupa lo tenemos muy claro, la mesa de centro es un mueble en el que acertar en estilo, acabado y medida es determinante, y prueba de ello es la oferta que en mesas de centro a medida podrás encontrar en nuestro catálogo.

fotografias via Vilmupa y Pinterest

 

Guardar

Guardar

Deja una respuesta

Twitter Facebook