La madera maciza, la opción perfecta para la mesa de centro

Cuando hablamos de madera, podríamos utilizar la expresión no es oro todo lo que reluce.

Y es que lo que simple vista puede parecer madera, en muchos casos no lo es, o mejor dicho no es toda la madera que esperaríamos.

La madera básicamente puede ser maciza, laminada y de aglomerado

La madera maciza es aquella que cortada de un árbol, simplemente se convierte en tablones que por su unión dan como resultado la tabla de nuestra mesa en una determinada medida, con un determinado grosor.

La madera laminada es aquella en la que el tablón de madera es cortado en finas láminas, dando como resultado hojas de madera súper finas que mantienen la estética de la madera, pero que como soporte suelen llevar un aglomerado que no lo es.

El aglomerado es la unión de los sobrantes de la madera en la serrería con otros componentes químicos y artificiales, que dan como resultado madera en apariencia que sobre todo es mucho más económica.

Teniendo en cuenta estas tres opciones en cuanto a madera se refiere, vamos  a tratar de argumentar la madera maciza como mejor opción para la mesa de centro.

La mesa en el salón es un mueble que sin duda tendrá mucho uso. El uso hace el desgaste, y aquí es donde entraría la importancia de una madera maciza, frente a un chapado, laminado o aglomerado de madera

¿Qué puede ocurrir si en un momento dado algo pesado y con punta cae sobre nuestra mesa de centro?

Si la madera es maciza, dependiendo del tipo de madera podrá abollarse ligeramente, o incluso no abollarse. Y es que dentro de las maderas macizas las hay más duras como el roble, el olmo, o el haya, y más débiles como por ejemplo el pino.

Esto mismo, sobre un laminado hará que nuestra mesa se rompa, dejando a la vista ese aglomerado que hacía de soporte a la fina lámina de madera, lo que sin duda será un punto frágil que hará que nuestra mesa se debilite

Los cambios de temperatura y sobre todo de humedad a los que se ven sometidos los muebles, es un factor que tampoco debe pasar desapercibido. Estos harán que la madera se dilate, lo que puede hacer que con facilidad las láminas de madera se puedan despegar sobre todo en los encuentros de unión.

Otro factor importante es el tiempo. Una mesa debería poderse adaptar a los cambios que en las casas sufrimos con el transcurso de los años. Parejas en las que inicialmente solo vivían 2 personas, pasan a convertirse en familias en las que los hijos sobre todo pequeños tienen que poder convivir con los muebles que tenemos.

Una mesa de madera maciza es una mesa de batalla. Podríamos incluso decir que sería indestructible. Mesas en las que el paso de los años dependiendo eso sí, del estilo de mesa que hayas elegido, solo puede hacer que tu mesa esté más bonita y autentica que el primer día.

En Vilmupa te recomendamos que no te precipites en la elección de la mesa de centro para tu salón, teniendo en cuenta que esta debe ser una elección para un largo plazo.

Conscientes de ello, en nuestro catálogo todas las mesas que encontrarás son de madera maciza, en las que el uso y el paso del tiempo se convertirán en un aliado para tu mesa y para la decoración de tu casa.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Twitter Facebook