Un escritorio para mi salón

El concepto de salón en las casas ha ido evolucionando en las últimas décadas hacia una concepción mucho más funcional.

Hasta no hace muchos años en la mayoría de las casas solía haber un salón y una salita.

  • El salón era un espacio destinado a un uso esporádico. Normalmente grande, daba cabida a sofás y sillones en una estancia en la que primaba la decoración y la estética frente a la comodidad y funcionalidad.

 

 

Era un espacio que únicamente se disfrutaba en momentos puntuales. Visitas de amigos o familiares, o celebraciones abrían las puertas a este espacio tan importante de la casa.

  • La salita era normalmente mucho más pequeña que el salón. Un espacio destinado al día a día, en el que poder ver la televisión, leer, o simplemente relajarse

En la salita según el tamaño no faltaba un sofá, un sillón, una mesa de centro o incluso una mesa auxiliar que servía tanto para trabajar, para estudiar y en muchos casos donde poder comer y cenar. Era ese espacio funcional, cómodo y práctico, sin el que no se entendía la distribución de una casa.

 

Y si la salita era tan cómoda y funcional, ¿por qué ha desaparecido en muchas casas? La única razón no es otra que el precio de las viviendas

Las casas cada vez son más caras, y para tener en el mínimo espacio lo imprescindible, la tendencia ha sido la de tener que renunciar a la salita.

Al desaparecer la salita el salón por necesidad pasa a ser un espacio de un uso diario. Lo que antes podíamos hacer en la salita, ahora necesariamente tiene que tener cabida en el salón

Por tanto el concepto de salón que hasta entonces teníamos cambia radicalmente. Ahora el salón tiene que ser cómodo, práctico, funcional y por tanto polivalente.

En el salón ahora tendremos que poder ver la televisión, compartir tertulia con los amigos e incluso poder estudiar o trabajar.

Si tienes niños en casa, o por tu trabajo o aficiones necesitas una mesa en la que poder trabajar, uno de estos escritorios podría ser la solución perfecta para tu salón.

Tener una mesa en el salón no implica que este vaya a perder calidez ni comodidad ni a romper la estética o decoración del mismo, sino más bien todo lo contrario. Adaptar el estilo, la medida y el diseño del mueble a nuestra decoración, y acertar en la perfecta ubicación del mismo, hará que incluso este se vea más bonito y confortable.

¿Dónde colocar el escritorio en un salón?

Decirte que existe un sitio determinado seria mentirte, ya que la ubicación del escritorio dependerá  de la distribución y del tamaño de nuestro salón.

Las diferentes opciones serian:

  • En la trasera de un sofá: Para esta ubicación lo único que debes tener en cuenta es que el respaldo de tu sofá sea más alto que tu escritorio. Normalmente lo será, ya que la altura de una mesa de trabajo o escritorio suele ser de 75 cm, mientras que el respaldo de un sofá suele tener una altura a partir de 85 cm.

Una ventaja destacable al colocar aquí tu escritorio es que mientras estés  sentado en el podrás ver la televisión, o participar de la conversación si estas con más gente en tu salón.

Si eres medianamente ordenado y tu escritorio no es excesivamente profundo, este hará las funciones de consola cuando no lo estés utilizando.

  • Apoyado en una de las paredes del salón. Para ello solo tienes que contar con una pared libre.

Acompaña tu escritorio con un bonito espejo y con una lámpara y tu decoración lo agradecerá.

  • Al aire. Esta es una opción decorativamente muy interesante, cuyo requisito único es el espacio.

Crear un rincón cálido y acogedor con una mesa escritorio es muy sencillo con esta opción de distribución. Acompañar el escritorio con una bonita lámpara de pie es una opción súper recomendable.

En Vilmupa nos encanta que las decoraciones sean además de cálidas y acogedoras muy funcionales, y sin duda el escritorio es un mueble que te ayudará a conseguirlo.

Fotografias via pinterest y vilmupa

Deja una respuesta

Twitter Facebook