Los enchufes y los interruptores en el dormitorio

Cuando pensamos en la decoración de una habitación, hay pequeños detalles que en ocasiones a primera vista pueden pasar desapercibidos, y que pueden condicionar la decoración y los muebles que vamos a poder colocar en nuestra habitación.

Un ejemplo muy claro y que se repite con muchísima frecuencia son los interruptores que a ambos lados del cabecero se suelen colocar sobre la mesita de noche.

Si tenemos la suerte de que estamos reformando nuestro dormitorio, este problema puede evitarse solo teniendo en cuenta la distancia y la altura a la que deberemos colocarlos.

Aunque hay una medida más o menos establecida a la que normalmente se suelen colocar los mecanismos , esta no es la solución recomendable,  si luego no queremos encontrarnos con sorpresas.

Si sabemos que cabecero de cama vamos a comprar, entonces lo primero será tomar su medida, para así poder ver la superficie de pared que este va a cubrir. Una vez definida esta medida, el siguiente paso será tomar las medidas de las mesitas de noche. En este caso, necesitaremos saber tanto el ancho como el alto.

Con el ancho podremos definir a que distancia del cabecero deberos poner los mecanismos, y con la altura a que distancia del suelo tendrán que estar.

La unión de estas dos medidas darán la intersección en la que nuestros mecanismo de luz resultarán prácticos, funcionales y decorativamente lo mejor que puedan quedar.

Ten en cuenta que es muy frecuente comprar una mesita de noche y darnos cuenta solo al llegar a casa e intentar colocarla que esta no se puede colocar,  ya que  tapa medio interruptor de luz.

Si por el contrario ya tienes los mecanismos puestos y no tienes opción de poder variar su ubicación, no te quedará más remedio que adaptar en este caso el cabecero y las mesitas en el ancho y alto que estos te permitan.

En Vilmupa no será la primera vez ni la última, en la que algún cliente nos ha pedido que le cortemos las patas de las mesitas, para que puedan caber en el hueco que el mecanismo de luz le permite.

Antes las camas de matrimonio eran en su gran mayoría de 150 cm, y por tanto la distancia que entre interruptores de luz se dejaba, estaba pensada para colchones de este tamaño.

La tendencia ha ido cambiando y las camas de 180 cm son cada vez más demandadas. Pues cuidado si estás pensando en poner una cama de estas medidas en tu dormitorio, ya que posiblemente te encuentres con el inconveniente de que al poner un cabecero para esta medida, este tape los interruptores o enchufes.

Tampoco hay que alarmarse, desplazar los mecanismos un poco tampoco es una obra faraónica. Una pequeña regata para subir los cables a la altura que necesitemos será suficiente.

 

Deja una respuesta

Twitter Facebook