La cocina blanca de este estudio no puede ser mas bonita

En general los estudios de fotografía suelen ser amplios, luminosos y equipados con estanterías llenas de atrezo para sus estilismos. Este ademas tiene una cocina blanca perfecta con estantes llenos de porcelanas, cestos y cucharones.

La cocina blanca del estudio de Enrin Scott no puede ser más bonita, en realidad el propio estudio es una gran cocina de 500 metros cuadrados llena de luz natural. Fue diseñada por la arquitecta Abigail Turin, una de las mejores amigas de la fotógrafa.

La cocina blanca del estudio de Enrin Scott

En las sesiones de fotos de Enrin, un grupo de estilistas elabora los platos que van a fotografiar, por lo que este estudio tenia que ser algo mas, era necesario incluir una cocina donde poder cocinar.

una cocina blanca perfectamente equipada es el centro de este estudio de fotografía

La estrella indiscutible es la cocina de Lacanche esmaltada en azul cielo, fue la primera pieza que encargo y la auténtica protagonista del espacio.

La cocina vintage Lacanche color azul cielo, es la protagonista absoluta del espacio

No es difícil acertar el tipo de fotografía que realiza la dueña de este estudio. Ella se encarga de los estilismos, la cocina,  las recetas y las fotografías. Ha publicado varios libros de cocina y este estudio es como su trabajo, impresionante.

Os recomiendo seguir su Instagram por que tiene unas recetas, estilismos y fotos preciosas.

El garaje se convierte en cocina

El estudio está construido en el jardín trasero de su casa en Berkeley, California y antes de la reforma era una especie de garaje-trastero.

El espacio se llena de luz natural que entra a través de los amplios ventanales y las cuatro puertas de cristal de esta equipada cocina llena de porcelanas y cristales coleccionados durante años..

los ventanales dejan entrar luz natural a este estudio-cocina

 

los estantes están llenos de cristalerías y vajillas que ha ido coleccionando durante años

Las puertas del estudio dan paso a un encantador patio con un huerto orgánico de hierbas y vegetales. La zona exterior, con una larga mesa y una barbacoa, sirve como punto de reunión.

a través de las puertas del estudio se puede ver el jardín orgánico

La propia Enrin dice que encuentra su inspiración en ” la comida honesta, la gente real y la magia de la luz natural”, desde luego luz natural no le falta a esta cocina.

El reportaje se publicó en el blog remodelista y todas las fotos son de la propia fotógrafa.

Deja una respuesta

Twitter Facebook